El Año De Intercambio

Me encanta la decoración que encuentras en los hogares mexicanos, los colores, formas y texturas.

Fui a un programa de intercambio universitario en México hace casi treinta años. Vaya, no puedo creer cómo vuela el tiempo. Pasé un tiempo así en la Universidad de Guadalajara. Se estableció por primera vez como la Universidad Real de Guadalajara el 3 de noviembre de 1792. Más tarde fue renombrado como La Universidad de Guadalajara en 1925.

Históricamente, la Universidad de Guadalajara es la segunda más grande del país, la cuarta más grande del continente américa es también una de las más antiguas. Recibe alrededor de 190.000 estudiantes cada año.

La universidad fue fundada por las autoridades españolas en 1791, pocos años después de que los jesuitas, que administraban las escuelas más importantes de Guadalajara, fueran sacados del país.

La universidad tiene una historia tumultuosa, y ha sido cerrada varias veces a lo largo de su larga historia. La universidad ha cambiado significativamente en la estructura, currículo e intereses a lo largo de su historia. No menos ha conservado una consistencia notable en términos de educación y motivación. Por eso, teniendo en cuenta que ha existido desde el período colonial, la institución ha permanecido fuerte y ha sido capaz de mantener una fuerte continuidad; En su conjunto, el país en su conjunto ha pasado por una serie de reformas, que fueron el resultado de los numerosos cambios políticos y sociales a lo largo de la historia del país.

Me siento muy privilegiado por poder estudiar allí.

Mi llegada no fue fácil. El día que llegué el clima terrible, esto era algo que puedo recordar vívidamente. Hemos detectado un problema desconocido. Pero más tarde me di cuenta de que era porque la primera vez que estaba realmente solo.

Sólo tengo buenos recuerdos de mi tiempo en la universidad. Tiene un significado especial para mí porque mi padre estudió su antes de venir a los EE.UU. para completar su educación. Fue allí donde conoció a mi madre. Aunque voy a estropear el potencial cliché y decir que no se enamoraron inmediatamente. Se hicieron amigos y les permitió crecer juntos en el transcurso del tiempo que compartieron allí. Cuando mi madre se graduó mi padre todavía estaba estudiando.

Mientras que la mayor parte del tiempo que pasé allí se dedicó a estudiar, hice viajes frecuentes con amigos que hice en UdeG.

Así que decir que lo usé como una oportunidad para ver que parte del país es un eufemismo.

Los amigos que hice mientras estaba allí, uno, que todavía conozco hoy en día a menudo estaban explorando. Visitamos: Guadalajara, Morelia, Guanajuato, cruzamos a Baja California en el Chevy que pertenecía al entonces novio de mi amigo. Visitamos la capital tuvimos unas vacaciones en Cancún, Playa del Carmen, y Tulum.

Fui a visitar a mis abuelas. Pasé un fin de semana poniéndome al día con todos los primos y se tuvo la oportunidad de tener una reunión improvisada. Lo que no sabía era que mis padres (que sabían que yo sería su visita) tomaron la oportunidad de bajar. Durante mi año de intercambio en UdeG fue uno de los recuerdos más entrañables que tengo. También fue la última vez que pude ver a mi bisabuela paterna.

Toda la experiencia me dio un nuevo aprecio por un país que sólo tuve la oportunidad de visitar en casos cortos que crecían.

Lo que no me había dado cuenta antes de irme era lo hermoso que era el paisaje. Me gustaron los paisajes cuando volvimos a visitar a la familia, pero no había podido apreciarlo de verdad. Entre el desierto, la playa y la selva es un país con variedad que muchos no reconocen. Me encantó la calidez y la naturaleza acogedora de las personas que conocimos.

Una vez, cuando viajaba con mis amigos, teníamos un piso. Desafortunadamente lo que debería haber sido una simple solución se convirtió en un problema cuando nos dimos cuenta de que el repuesto no estaba en ninguna parte para ser encontrado.

Un hombre y su hijo pequeño se detuvieron y nos ayudaron. Lo cual, si bien podría haberlo visto sucediendo aquí en los Estados Unidos, nunca habría sucedido como lo hizo mientras estudiaba en México. El y su hermano nos relamaron a la ciudad y repararon el piso. No aceptarían dinero para la ayuda. Y su esposa nos invitó a almorzar. Eran tan agradables, y fue sólo con el propósito de ser agradable. Allí la ayuda no tenía precio.

Como americanos miramos nuestra cultura y país con mucho orgullo, y muchos de mis vecinos lo usan como una fuente de autoestima. Algo que hace algo orgulloso. Si bien muchos de los logros que han tenido lugar en este país deben ser reconocidos, no es de ninguna manera un único en nuestro mundo o historia. No hay ninguna razón por la que el pueblo mexicano no debería ver su cultura de la misma manera. Hay mucho que ganar al mirar otras culturas y formas de hacer las cosas. En vez de ponernuestras narices.

Comida, simplemente deliciosa! Disfruté de las muchas especialidades que probé mientras estaba allí. E incluso gané un tamaño de vestido mientras estaba allí. No necesariamente mal, ya que he sido notoriamente flaco. 🙂

También me enamoré de la moda.

Como fue de ello ese año que pasé en la Universidad de Guadalajara fue de exploración y aprendizaje. Las experiencias que hice se desvanecieron con el tiempo, pero se quedaron allí en mi corazón.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.